Oda del olvido

Oda a aquello que nos hace latir
A la energía descompuesta al mover la articulación de nuestro cuerpo
empujándonos a sacarnos los mocos
de a pedacitos
con el dedo indice,
a mover el codo
la cintura
y bailar la danza macabra en la noche
en este lago de cristal,
oscura cueva,
de aluminio derretido.
Oda a ese rayo
a ese trueno
Al sagaz relámpago
que es mas un papel en blanco
y que aunque me olvide que escribir
se que en algo estoy pensando.
Oda a ese filamento que prende la lamparita
pero que sin interruptor ni accionar
no hubiese luz encendida.
A esa luz, condensada en el cuerpo de las estrellas
en los ojos de la materia, en los nervios del sonido.
En el reverso de los parpados de la nada.
A ese vibrar, que es sinónimo del delirio,
le debo
y le entrego
mi vida.





Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s