Mutazao

Mi cabeza esta muy loca. enferma de delirio.
Habla todo el tiempo consigo mismo.
Me he transformado; he mutado
lo he querido, buscado y ha sucedido.
Cada pupila representa una estrella en este inmenso páramo
cada estrella un mundo oblicuo
Siempre me dije que en un barco navego perdido
en este mar estrepitoso, o se naufraga a la deriva o con rumbo a lo desconocido.
El mundo esta atado con alambres de puertas de cristal,
tan solo hace falta abrirlas y saltar.
Como en una partida de ajedrez contra la muerte
o un rompecabezas al que aun le faltan piezas por ensamblar
Sin calcular el desenlace, ni el descenso, así fue como conocí al Niño.
Con una sonrisa de dulces me acobijo con su abrigo y me vendió la luna
mas tarde me diría mientras caminábamos por las oscuras calles de corrientes bajo la lluvia – yo la pifie, pero ahora estoy rehabilitado;
Su mirada, sus bucles mal teñidos, sus dientes rotos y agazapados.
Su cuerpo flaco, chupado. Pero, su ambición, su estilo y su liderazgo, su visión clara de la vida, consecuencia de la pobreza y la muerte rondante.
Somos una banda; el Niño es el maestro de orquesta y sabe a lo que juega. Todo o nada. vive de la gorra y ahora todos lo hacemos. Yo, el flaco, Richi, la niña bonita, maru… Todos con una vida tan particular como el fuego.
De un dia a otro, tomando en la casa de richi, en su casa de un cuarto, con los padres al lado, separados por un armario, con la luz prendida y la música a todo volumen.
Cuando tocamos la gente se vuelve loca y bailan en su estado primitivo; nos sacan fotos y se nos tiran encima. La yuta nos corre con las planillas de todos los parques, como a todo aquel que patea las calles. Están para mantener el orden pero algunos buscan su ventaja y nos relojean la gorra.
El flaco es ciruja; su olor quedo impregnado debajo de mis uñas, lleva ojos de niño, como dos brillantes canicas, y deja cuerpo y alma por el equipo, incluso discutiendo con los canas.
Maru, dos pibes al hombro, se las rebusca para sacar el mango tocando. Vive en Berazategi y es una morocha hermosa.
Tocamos en casamientos, eventos, nos movemos a dedo.
Lucia, la chica de mirada de acero, es alfabetizadora en villa soldati y maestra.
Cada uno habla por su cuenta; jugamos en grande, pero cada uno hace lo suyo. Somos un ejercito que se para a dar batalla frente al publico, liberamos energía, nos mimetizamos con el entorno hasta ser ruido.
Y ahora yo, buscando, a las 5 am bajo la lluvia, durmiendo en el pórtico, durmiendo en la Shell; con los pantalones sucios, caminando la ciudad, doblando esquinas. Pintando paredes. Buscando.
Aun, con las partes del rompecabezas en blanco; tratando de darle un sentido al azar y un camino al destino.
Hoy es hoy pero y mañana? Dicen, y es así, mañana es mejor, si se activa hoy, obvio.
Camino incierto; navegando voy contento por el desierto, pero y mañana?
Muto, cambio, mezclo las palabras, las exprimo hasta sacarles jugo. Muto, Cambio. Hasta donde? Cuantas veces debo morir para ser siempre yo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s