Chuza!

Suena en mi la canción que alguna vez hube de escuchar y que ahora me repito sin parar.
Hazlo ordena y yo no entiendo que es todo ese aire que me golpea como bola de boliche. La nada asusta.

Cables pelados al borde del agua,
son las manchas de grasa que perduran evolutiva mente.
Y allí y en todos lados los veo a los fantasmas incorpóreos del tiempo.
En los ojos de las huellas del cemento de una ciudad vacía.
En la palma de una pintura que aún no a terminado de secarse.
Si hasta actúan de colchón en suspensión con mi cuerpo.

Entre ficción y fantasía se compone este baile
que termina cuando aún la bola me derriba
para que los cables luego me levanten.


Dos en uno



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s