Quel fuego arda por siempre

La duda ciega degolla los nervios al filo de la garganta.
Hoy fueron todas canaletas y ayer, de tormentas que prefiero no recordar.

Sumatoria de algo incontrolable.
Hecho de una bestia que exige
risa y sangre, pero que obtiene
sangre y risas.

Termino huyendo fuera de mi cuerpo.
Donde nadie me puede encontrar.
Dos en uno, que no se llevan bien.
Que si se ven se matan a las piñas
se sacan la lengua en burla
y se besan apasionadamente..
Dos en uno, y yo que ya no se que me pasa.
Que el silencio se apodero del codo.
Que la calma es eterna
Quel instante es mas valioso quel olvido.
Ausente y perdido giro
Cuando esta él, nada tiene sentido.
La moneda cae en cara, cae en cruz
pero nunca desaparece.
Pues siempre vuelve a caer.
Siempre fui un animal demasiado humano.

Quien es el extranjero en este cuerpo?
Quien tiene el derecho de reclamar los restos
y los huesos?

Ayer el calor latino me dijo
Y esto paso en serio
Hay personas que están acostumbradas
y que todos los días lo mismo
hasta que se apaga su fuego.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s