Planeta tierra

Estuve tantas veces escondido en el baño mirando al extraño sujeto que se reflejaba en el espejo deseando que todo acabara y que despertara de mi sueño eterno. Una vez cerrada la puerta nada hay fuera. Y carajo que también el suelo del jardín es absorbente. Como si la tierra se hubiese rajado me hundo hacia los confines de mi inconsciente. Suelo? Que es el suelo para una voz que habita en lo inanimado? Escucho que me hablan pero no los veo. Sus ojos brillan, desprenden energía. Todo desaparece salvo sus ojos. Sus pupilas quedaron marcadas en mi recuerdo, especialmente la de ella. Ojos negros como la noche. Los arboles también están vivos. En la tierra se retuercen las larvas alimentándose de todo lo que allí cae. Yo, recostado, las escuche bailar el festín en mis orejas al compás de las hojas que morían. También vi el cielo y lo entendí infinito. Las nubes pasan y uno les saca la ficha. Aeromancia se llama. La interpretación proviene del interior de cada uno. Pero no es asì con todo? La naturaleza es introspectiva. Se pudre en el pasto. Los arboles muertos también son parte del paisaje. Ay, como jugábamos escondidos detrás del árbol derrumbado. Y ahora me pregunto si cayó y si es que hizo ruido. Como desearía tener los ojos que nunca tuve y las orejas que todo lo cercano escuchan para entender al sol y ver si hay otros bichos que habitan mas allá del planeta tierra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s