Febril la mirada

Tengo el cuerpo alienigena
de una voz que no calla;
Si alguna vez estuve en cuclillas
fue necesitar de esa mirada.

Hoy, que el cielo se nos parte de risa
como los brazos abiertos de las olas del mar,
Hoy, que el sol nos sonríe con su luz de amanecer,

Hoy entiendo lo que es
reirle al retorno
de un extraño y pálido reflejo.

Bailar, bajo las estrellas
cantándole a la luna
con el calor de la sangre
bombeando nuestra piel.

Querer, mas allá de la vida.
El aroma de las flores.
Las luces y colores,
vivos, de tanta felicidad.

Hoy, que el amor es sano
me encuentro predispuesto
a darle la vuelta al mundo entero
tan solo por verte son-re-ir.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s