Aa

Que bello es vivir.
Para decirlo se debe haber sufrido.
Somos espíritus de luces.
El amor mueve nubes negras y hasta montañas.

El lenguaje excede y aprisiona.
Deberíamos hablar quechua para lograr entendernos.
O quizás morir en el silencio.

Veran; estuve reunido con cuatro sabios en lo alto de una colina
Una era una diosa; en una mano tenia a su bestia domesticada
y con la otra miraba al mas allá.
Otros dos eran brutos; discutieron allí, donde se respiraba libertad,
en una lengua desconocida que solo exaltaba la violencia.
Bajo ellos su hija, fruto del azar.
Estábamos por encima de la ciudad.
Escuchábamos sus ruidos.
Tan solo nos llegaba una voz, la consciencia colectiva.
Eran reclamos de tristeza. Voces de sufrimiento.
Y yo, demasiado humano; tomando nota de lo que mis ojos veían.
Los otros contaminados, discutiendo a los gritos y los tentáculos
oscuros de la maquina enroscando a puro taladrar.
Quise seducir a la diosa, pero me olvide de que soy demasiado humano.
Nos fuimos; cada uno por su lado.
Yo quede parado en el centro observando.
Tomando nota de mi humano.

Campanas; Hoy es un nuevo día.
Exhalar
Yo que no creía, ahora si creo.
Inhalar
Yo que moría, ahora vivo.
Exhalar
Yo que no me atrevía, ahora puedo.
Inhalar
Aire adentro.
Fuerte como el viento, ligero como la tierra.

Siempre mañana es mejor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s