Sujeto al marco del abismo

Pescaditos de oro nadando en algodones entre los rayos y los arroyos de un mar que es sólo uno pero que se parte como un espejo en mil trozos.

Horas. Holas. Ondas. Se expande en mí imaginación la exhalacion de las hojas. YA es mí cuerpo y yo soy su raíz. Aveces me siento perdido en un retrato en donde las sombras no proliferan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s