Peti

Sanguijuelas, punzantes abismos son aguijones en el corazón. Donde está mi dios?

Ella nunca más volvió, me dijo que su ex novio la trataba mal y yo me quedé desnudo con los huesos al aire y la sangre fría chorreando lágrimas por los poros. Miro alrededor, heridas que vienen sospechan, desarma y sangra por pensar en el alma que piensa y por eso no es alma.

Si, un abrazo, que sean dos, tres, mil.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s